Perspectivas de Mercado

Video producido en asociación con Bloomberg.

Si tiene problemas para accesar el video, vea aquí.

 

Por Fanny Doucet y Jason Taylor, Directores, Financiamiento Sostenible, Banca y Mercados Globales, Scotiabank

Ahora que empresas, gobiernos e inversionistas están tomando cada vez más en cuenta los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG), tendencia que en un primer momento se explicó por las preocupaciones en torno al cambio climático, no es de sorprender que el financiamiento sostenible y las inversiones verdes hayan pasado a primer plano. Sin embargo, el mercado de financiamiento sostenible está creciendo y trascendiendo lo verde para incluir una diversidad de bonos sostenibles, sociales, de transición y vinculados a criterios de sostenibilidad que ofrecen beneficios convincentes, tanto a inversionistas como a emisores.

El incremento de la integración de los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) en empresas, gobiernos y con inversionistas, tendencia que inició por las preocupaciones en torno al cambio climático, no es de sorprender que el financiamiento sostenible y las inversiones verdes hayan pasado a primer plano. Sin embargo, el mercado de financiamiento sostenible está creciendo y trascendiendo lo verde para incluir una diversidad de bonos sostenibles, sociales, de transición y vinculados a criterios de sostenibilidad que ofrecen beneficios convincentes, tanto a inversionistas como a emisores.

La presión proviene de la base (de abajo hacia arriba), es decir, de propietarios de activos que han motivado a los administradores de fondos a cambiar la forma en que toman decisiones y asignan capital. Si bien esto puede ser considerado una buena acción, también lo ven como una oportunidad para exceder los índices de referencia e invertir en empresas que tendrán éxito en el futuro gracias a un superior desempeño en términos de sostenibilidad. Ya que el desempeño en los factores ASG puede influir en la generación de valor corporativo, algunos inversionistas lo ven como una señal de calidad de la gestión, con la idea de que las empresas que son capaces de manejar riesgos intangibles podrán gestionar mejor otros aspectos de una organización.

Responder a la demanda con bonos de transición

Un resultado interesante de la ola verde es que la demanda de activos verdes de calidad por parte de los inversionistas suele exceder la oferta del mercado. En base al estimando que la población mundial alcanzará los 10,000 millones antes de 20501,  la oferta de proyectos de energía renovable resultará insuficiente para atender el crecimiento de la demanda energética global, proyectado en aproximadamente 50%2. Esto representa una oportunidad para que las empresas del sector energético tengan acceso a la gran demanda de inversionistas que desean invertir y construir portafolios de bonos verdes diversificados (en términos de sector económico, plazo y moneda).

En respuesta a este desequilibrio, inversionistas tienen la oportunidad de canalizar capital hacia empresas con niveles altos de emisiones de carbono que tienen potencial para emprender una transición hacia modelos de negocio con niveles menores de emisiones.

Para que este cambio sea posible, se está desarrollando un mercado de bonos de transición con el objeto de ayudar a empresas con estrategias, estructuras y directrices de sostenibilidad robustos y crear el apetito de transición para obtener capital y destinar fondos a proyectos que reduzcan considerablemente sus emisiones.  

Se prevé que la demanda de activos de transición será robusta, debido en parte a la oferta limitada de activos verdes, como lo demuestra la creciente frecuencia de las primas (pagadas por los inversionistas) por emisiones verdes. Al mismo tiempo, algunas empresas tradicionales pueden quedar expuestas al llamado brown discount (descuento marrón), potencialmente estableciéndose en fuentes de capital no verdes (bonos y títulos accionarios convencionales), si no logran demostrar un plan para asegurar que sus modelos de negocio sean más sostenibles en el futuro. Este incentivo "basado en el mercado" puede constituirse en una oportunidad para que las organizaciones "den señales" de su compromiso a largo plazo con una economía con bajos niveles de emisiones de carbono e impidan el posible incremento de sus costos de capital. De esta manera, los bonos de transición tienen potencial para cumplir un papel importante en el fortalecimiento del diálogo entre empresas e inversionistas y desincentivar la creciente desinversión relacionada con el cambio climático.

Innovación más allá de la pantalla verde

Si bien el mercado de financiamiento sostenible inicio y creció siendo verde, ha surgido una tendencia importante en respuesta a los efectos sociales de la pandemia del COVID-19 y el movimiento Black Lives Matter contra la discriminación de las personas de raza negra. Muchas empresas e inversionistas están mirando más allá de los factores ambientales debido a la interconexión y al encanto de los otros dos lados del triángulo ASG. Como resultado, los bonos sociales están cobrando popularidad, particularmente desde que el COVID-19 demostró que es imprescindible que las empresas tengan políticas y programas adecuados para abordar otros temas importantes de salud, equidad y de índole social.

Muchos emisores se están apurando en desarrollar su estrategia de financiamiento sostenible, adecuándola a los principales factores ASG responsables de impulsar el desempeño organizacional. Como resultado, esto ha creado el escenario perfecto para que el mercado de bonos y créditos vinculados a criterios de sostenibilidad retome su trayectoria de crecimiento, tras haberse estancado temporalmente durante la pandemia.

El precio de estos instrumentos depende de los logros alcanzados con referencia a indicadores clave de desempeño predefinidos (reducción de emisiones de gases de efecto invernadero [GEI], objetivos de diversidad e inclusión, desempeño en los factores ASG), y permite que el monto recaudado se utilice de manera más flexible con propósitos corporativos generales (incluso para aliviar los déficits de gastos de capital destinados a la reducción de emisiones). La variedad y la innovación, en combinación con el uso flexible de los fondos, son una gran oportunidad y llevan a algunos a especular que los bonos vinculados a criterios de sostenibilidad podrían superar a los bonos verdes en popularidad.

Esperamos que, a medida que las empresas y gobiernos continúen comprendiendo las ventajas del financiamiento sostenible, habrá opciones en esta área para cualquier emisor con ambiciones de sostenibilidad, independientemente del sector.

Ir más allá en beneficio de los clientes

Mientras los mercados de financiamiento sostenible siguen evolucionando, Scotiabank ha implementado una gama de iniciativas sostenibles y capacidades para atender las necesidades de sus clientes de manera más eficiente, así mismo integrando al Banco una óptica de sostenibilidad.  fines de 2019, Scotiabank se comprometió a movilizar $100,000 millones antes de 2025 para reducir el impacto del cambio climático, apoyar a los clientes en fase de transición hacia una economía baja en carbono, descarbonizar nuestras propias operaciones y contribuir al debate global sobre el cambio climático.

Además, en junio de 2020, Scotiabank creó el Grupo de Financiamiento Sostenible en la división de Banca y Mercados Globales. Como miembros de este nuevo equipo, traemos a la mesa habilidades y experiencias complementarias en financiamiento sostenible, a fin de colaborar e implementar soluciones oportunas al ciclo de asignación de fondos, aplicando creatividad a las estrategias de asignación de fondos a través de un liderazgo comprobado en numerosas transacciones internacionales que apoyan el cumplimiento de una diversidad de objetivos en materia de sostenibilidad, como el alivio económico frente a la pandemia del COVID-19, la reducción de emisiones de GEI y otros objetivos de carácter social.

En septiembre de 2020, apoyamos a Suzano Austria GmbH (BBB-/BBB-) con su primera transacción de bonos vinculados a criterios de sostenibilidad (US$750 millones a 3.75%, 15 de enero de 2031). El cupón, que depende de un objetivo de intensidad de emisiones de GEI, tuvo una fuerte demanda por parte de los inversionistas, alcanzando una sobresuscripción casi 10 veces mayor. Se trató de la primera transacción que se adecuó a los Principios de la Asociación Internacional de Mercados de Capitales sobre Bonos Vinculados a Criterios de Sostenibilidad y la primera en recibir una opinión de un segundo partido.

Definitivamente hemos ido mas allá de los bonos verdes al asesorar a los clientes sobre su estructura de capital íntegra para que puedan incorporar factores ASG significativos en sus modelos de negocio y estrategias de asignación de fondos. Este es un mercado que avanza a ritmo vertiginoso, somos capaces de mantener el mismo ritmo y adaptarnos, especialmente cuando un acontecimiento de alcance mundial como el COVID-19 saca a relucir necesidades sociales urgentes. Estamos reaccionando en tiempo real para apoyar a nuestros clientes y trascender de lo verde en el camino hacia la sostenibilidad.

 

Para más información sobre el financiamiento sostenible, comuníquese con nosotros:

Fanny Doucet
Directora, Financiamiento Sostenible
Teléfono: 416-863-7132

Jason Taylor
Director, Financiamiento Sostenible

Teléfono: 514-287-4557