Financiamiento

Estados Unidos como puente hacia las inversiones en América Latina

28 de octubre de 2019

 

Michael Kruse, Director General,  Banca y Mercados Globales EE.UU., nos da una clara idea sobre cómo Estados Unidos se ha convertido en el punto de conexión entre otros mercados y América Latina, resaltando el enfoque integral de Scotiabank para ofrecer soluciones transfronterizas.

 

 

Estados Unidos como puente hacia las inversiones en América Latina

 

Los inversionistas institucionales, incluidos los que invierten en capital privado, están cada vez más interesados en América Latina como fuente de rendimientos. Esto obedece a que la región presenta características de mercado emergente, entornos favorables para la inversión, oportunidades en productos básicos e infraestructura. La interconexión entre los mercados de la región es clave y Estados Unidos se ha constituido en un centro neurálgico por donde cruza el capital de inversión hacia América Latina. Michael Kruse, Director General de la división de Banca y Mercados Globales de Scotiabank en Estados Unidos, nos da una clara idea sobre cómo Estados Unidos se ha convertido en el punto de conexión entre otros mercados y América Latina. Además, Kruse detalla qué es lo que un cliente de banca corporativa y de inversión debe buscar en un socio bancario.

 

Interconexión en América

 

El papel de Estados Unidos como vía de paso de los capitales de inversión hacia América Latina se basa en parte en sus características más reconocidas. Entre ellas se incluyen su proximidad a América Latina, la situación del dólar estadounidense como divisa de reserva y el volumen de capitales de inversión localizados en la ciudad de Nueva York. Sin embargo, Kruse precisa que la naturaleza cada vez más global del capital privado y la mayor amplitud del mercado de inversiones institucionales también han contribuido a dar relevancia a Estados Unidos como portal de las oportunidades de alto crecimiento ubicadas más al sur. Los grandes inversionistas fuera de Estados Unidos están en busca de oportunidades de inversión cruzando las fronteras de los mercados desarrollados tradicionales relativamente saturados y están aprovechando sus operaciones existentes en Estados Unidos para facilitar esas transacciones, utilizando a su vez los servicios y especialización de socios bancarios globales con recursos disponibles en el terreno, tanto en Estados Unidos como en América Latina.

 

“Actualmente existe una variación enorme en la forma en que están estructurados los fondos de capital privado y otros vehículos de inversión”, señala Kruse. “Al observar a algunos de los grandes inversionistas de Asia, advertimos que, además de su sede corporativa, cuentan con una oficina de inversión en Nueva York y, en algunos casos, en México, Colombia o Brasil. Pero el eje donde todo se enlaza suele ser Estados Unidos, debido a la accesibilidad a los capitales y a la posición de Nueva York como centro de la actividad de inversión global.”

 

Dinámica del mercado latinoamericano

 

Desde su puesto como director de las operaciones estadounidenses de Scotiabank, Kruse ha observado cómo ha evolucionado el acercamiento de los inversionistas institucionales a los mercados latinoamericanos, en particular a los países fundamentalmente sólidos y de rápido crecimiento de la Alianza del Pacífico, como son México, Perú, Chile y Colombia, y también a Brasil. Si bien estas economías son reconocidas tradicionalmente por determinados sectores, como energía, minería e infraestructura, Kruse está observando también un aumento de las oportunidades de inversión en atención de la salud, tecnología, consumo y ventas minoristas. Además, estas nuevas oportunidades no están delimitadas tan claramente como en el pasado.

 

“Solemos hablar de convergencia e interconexión en las Américas, pero también estamos viendo una creciente convergencia entre sectores”, indica Kruse. “Por ejemplo, vemos un volumen enorme de innovación tecnológica en los hidrocarburos. Las técnicas analíticas, la inteligencia artificial y el big data son temas clave en el sector de hidrocarburos tanto como en Silicon Valley. Como resultado, los límites entre sectores se están difuminando.”

 

Características clave de un socio bancario global eficaz en Estados Unidos

 

Si la interconexión entre América Latina, Estados Unidos y el mercado de capital privado e institucional es decisiva para el éxito, ¿qué es lo que deben buscar los clientes de banca de inversión y corporativa en un socio bancario? Kruse enmarca el tema en términos verticales y horizontales. Lo vertical es la experiencia básica necesaria con los mercados latinoamericanos específicos y los principales centros globales de capital de inversión.  

 

En cuanto a lo horizontal, un socio bancario debe ser capaz de interconectarse a través de los mercados latinoamericanos y sus diversas líneas de negocios, señala Kruse. Muchas empresas con operaciones en América Latina tienen intereses en una serie de mercados de la región y un socio bancario global debe tener recursos a la medida de los de sus clientes. Además de esta convergencia entre sectores e industrias, otro factor importante de diferenciación entre los bancos de inversión es una red de equipos de análisis e investigación especializados en cada uno de esos espacios, pero integrados entre sí.

 

“Financiar una transacción en Perú es mucho más complejo que financiar una transacción en Estados Unidos o el Reino Unido o cualquiera de los otros mercados desarrollados tradicionales”, explica Kruse. “Contar con un socio bancario global capaz de ayudar a canalizar el flujo de capital de una región a otra con experiencia comprobada es esencial para una operación exitosa.”

 

Este marco descrito por Kruse se refleja en los amplios servicios de banca corporativa y de inversión y mercados de capitales que Scotiabank ofrece en América Latina. El Banco, fundado en Canadá, está comprometido con los mercados de América Latina y Estados Unidos desde hace más de un siglo. Hoy en día, Scotiabank mantiene una interconexión de vital importancia entre sus operaciones en mercados de capitales en la ciudad de Nueva York, sus especialistas regionales y sectoriales (p. ej., un equipo de analistas del sector de energía en Houston, Texas) y sus más de 35,000 empleados en América Latina, con lo cual asegura una verdadera experiencia global y fluida para el cliente de banca corporativa y de inversión.

 

“La robustez de nuestras operaciones en Nueva York y otros mercados clave de Estados Unidos nos da la ventaja de ser el eslabón que conecta las oportunidades en América Latina con el capital de inversión”, indica Kruse. “Por su red en América Latina, Estados Unidos y Canadá, Scotiabank está posicionado como el ‘Banco de las Américas’, y para mantener esta condición, nos aseguramos de contar con especialistas en todas estas regiones.”

 

Para obtener más información sobre las operaciones de Scotiabank en Estados Unidos y otros lugares, ponte en contacto con:

 

Michael Kruse
CEO, GBM U.S.
212-225-5350
michael.kruse@scotiabank.com

 

Ventas y Comercialización

Un socio global muy bien interconectado

12 de noviembre de 2019

Ver contenido Un socio global muy bien interconectado

Energía

El dinámico mercado de la energía en las Américas

4 de noviembre de 2019

Ver contenido El dinámico mercado de la energía en las Américas

Financiamiento

Apalancando nuestra plataforma regional de la Alianza del Pacífico

28 de octubre de 2019

Ver contenido Apalancando nuestra plataforma regional de la Alianza del Pacífico